Según trascendió en distintos medios nacionales, el Gobierno habría dado marcha atrás con la intención de elevar la carga del impuesto interno a la cerveza desde el 8,7 por ciento actual hasta el 20,48 por ciento.

El golpe de timón sobre el tributo a la cerveza llega días después de conocerse que tampoco el vino y los espumantes experimentarán subas.

A fines de octubre, se conoció la intención del Gobierno de incluir aumentos en los tributos denominados “impuestos internos” para gaseosas, cervezas, vinos, espumantes y bebidas espirituosas. La modificación iba a ser parte de la reforma tributaria que el Poder Ejecutivo espera remitir al Congreso.

Sin embargo, distintas voces del sector reaccionaron pronto. Esta semana, la Cámara de Cervecerías Artesanales de Argentina manifestó su inquietud ante la posibilidad, remarcando que dicha medida tendría un impacto negativo en un sector emergente como el de las cervecerías artesanales.

LEA TAMBIÉN  Se celebra el Día del Trabajador Cervecero

La asociación consideró a la medida como “un castigo innecesario, profundamente inoportuno” para muchas compañías medianas y pequeñas que están dando sus primeros pasos, “y que además no tiene el menor impacto desde el punto de vista de la recaudación y el equilibrio fiscal”. También remarcó que actualmente, la carga impositiva total sobre el sector es del 52,3 por ciento.

Ahora, fuentes anónimas de distintas productoras y del Gobierno confirmaron la marcha atrás sobre la medida también para las cervezas, de acuerdo con varios medios nacionales.