escasez de cebada
escasez de cebada

En un estudio publicado el 15 de Octubre, la revista Nature Plants -subdivisión de Nature que fue fundada en 1869- indica que el rendimiento de la cebada disminuye drásticamente en períodos de sequía y calor. Junto a esto indica que en cuatro Modelos del Sistema Terrestre ambos factores aumentan sustancialmente en los próximos años. En su documento, la revista científica combinó un modelo de cultivos basados en procesos y un modelo económico global (conocido como Global Trade Analysis Project) para evaluar los efectos de las sequías y el calor concurrente proyectados en una variedad de escenarios climáticos futuros. El documento fue escrito en Noviembre de 2017, analizado hasta agosto de este año y finalmente publicado en Octubre de 2018.

La investigación arroja que estos eventos pueden causar disminuciones sustanciales en los rendimientos de la cebada en todo el mundo. Las pérdidas de rendimiento estimadas varían del 3% al 17%, dependiendo de la severidad de las condiciones climáticas. Según el estudio, la disminución del suministro mundial de cebada conduce a disminuciones proporcionalmente mayores en aquella destinada a la industria cervecera, y en última instancia, dan lugar a dramáticas reducciones regionales en el consumo de cerveza. El estudio indica especialmente que en Argentina el consumo -por esta razón- caería un 32% en un futuro posible. A su vez, también estima que nos encontraremos globalmente con un aumento sustancial de los precios de la cerveza que llegaría a extremos como de un 193%, en paises como Irlanda, o del 600% en Republica Checa.

En una escala global, y dentro del peor de los escenarios previstos, la reducción en los insumos de cebada resultará en una caída del 16% en el consumo de cerveza en años de condiciones climáticas extremas. La diferencia con Argentina, que duplica ese valor global, la explican los investigadores indicando que los países de Sur y Centro América serían los más afectados. A cambio, el norte de China y parte de Estados Unidos verían aumentados sus rendimientos con los cambios climáticos pero no sería suficiente para evitar la caída a nivel global.

Aún en el mejor escenario previsto, globalmente, el estudio predice que habrá una reducción del 4% en el consumo de cerveza y un incremento del 15% en su precio durante los próximos años.

El estudio completo está disponible en el sitio de la revista.