El Observatorio Vitivinícola Argentino difundió un estudio que señala que Argentina posee la menor diferencia de impuestos internos entre el vino y las demás bebidas alcohólicas, en comparación con los principales países vitivinícolas.

De acuerdo con el comunicado, mientras los principales países productores vitivinícolas tienen una diferencia de 34 puntos porcentuales entre los gravámenes que aporta el vino y la cerveza, en Argentina la diferencia es de solo 8 puntos. A su vez, las bebidas espirituosas aportan 20 puntos porcentuales más en la Argentina, mientras que en los países líderes la distancia es de 47 puntos más.

Para el estudio, el Observatorio Vitivinícola Argentino comparó una selección de 7 países, que representan el 70 por ciento de la producción mundial de vino.

Además, la investigación resalta que “estos países promueven la industria vitivinícola a través de la diferenciación en impuestos internos por su impacto productivo y social, su capacidad de generación de valor agregado, desarrollo de marca país y el alto potencial para conquistar las góndolas del mundo con identidad marcaria propia”.

Caída en el consumo de vino

El estudio señala que a nivel mundial existe una tendencia de caída en los consumos per cápita de vino en los grandes países productores, a causa de lo cual estos últimos han tenido que compensar con exportaciones la pérdida de mercado interno. En Argentina, el consumo anual pasó de 80 litros per cápita en 1980 hasta 20 litros per cápita en la actualidad, aunque la exportación pasó del 2 por ciento al 20 por ciento del total de la producción. Mientras tanto, el consumo de cerveza pasó de 5 a 45 litros per cápita en el mismo período, según el reporte.

LEA TAMBIÉN  Dos Dingos comenzó a exportar sus cervezas a Uruguay

Entre las conclusiones, el Observatorio Vitivinícola Argentino remarca que “la diferenciación por vía impositiva es una herramienta útil para el sostenimiento de una actividad económica generadora de valor agregado, que tiene distribución territorial promoviendo el arraigo de las personas, y que forma parte de la cultura de los territorios que la desarrollan”.

El Observatorio Vitivinícola Argentino es gestionado y coordinado por la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y la unidad ejecutora responsable es la Bolsa de Comercio de Mendoza. Cuenta además, con la colaboración del Instituto Nacional de Vitivinicultura y la Universidad Nacional de Cuyo como unidades participantes.