A sus 30 años, el mítico disco de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota recibe un homenaje en forma de posavasos de la cervecera marplatense y Ricardo Cohen, más conocido como Rocambole, responsable del arte gráfico de la banda desde sus comienzos. La colección de posavasos de Antares presenta las obras que acompañaron la edición del segundo disco de Los Redondos.

Sobre el diseño de este álbum, Rocambole explica: “Es una tapa más conceptual. Las ideas salieron de una noche de fernet: el Indio veía banderas, multitudes. Primero iba a ser todo rojo y negro, pero cuando lo fui haciendo más abstracto le agregué el gris. La tipografía parece soviética al estar invertida una letra. En el reverso se ve la catedral de La Plata en llamas: un símbolo revolucionario”.

Según el artista, este álbum es un homenaje a todas las revoluciones y por eso lo de la k al revés. El impacto del disco, su música y su arte gráfico puede verse reflejado en las miles de reproducciones de sus dibujos en remeras, paredes, tatuajes, banderas y otros objetos.

LEA TAMBIÉN  Antares junto a Ovunque cocinaron una Pale Ale libre de gluten

La colección de posavasos fue presentada en el local de Antares en el barrio de San Telmo —ubicado en Bolívar y Venezuela, Ciudad Autónoma de Buenos Aires—, y consta de 12 motivos del artista en un kit especial que puede adquirirse a un precio de $100.- Según informaron desde Antares, la recaudación será donada a la Escuela Superior de Bellas Artes de La Plata, donde Rocambole cursó sus estudios.

[wc_box color=”primary” text_align=”left”]

Ricardo Cohen, más conocido como “Rocambole” es artista plástico, diseñador gráfico y profesor de Bellas Artes. A fines de los años 1960 fue uno de los fundadores de La Cofradía de la Flor Solar, en la ciudad de La Plata. Bajo el seudónimo de “Rocambole” fue el creador de gráfica de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota lo que incluyó el arte de tapa de todos los discos, afiches y entradas. Su seudónimo proviene de un folletín francés publicado a finales del siglo XIX que se llamaba “Las hazañas de Rocambole” y que Cohen leía de chico.

[/wc_box]