CCU Argentina comunicó hoy que llegó a un acuerdo con – Anheuser-Busch Inbev (AB Inbev, propietaria de Cervecería y Maltería Quilmes), a través del cual ambas partes pondrán término anticipado al contrato de licencia en Argentina de la marca Budweiser, de propiedad de ABI. La operación considera el pago por parte de (AB Inbev) a CCU Argentina de US$ 306 millones, junto con la transferencia de la propiedad de las marcas Isenbeck, Diosa, Norte, Iguana y Báltica. Asimismo, ABI efectuará “sus mejores y razonables esfuerzos para causar que se le entregue a CCU Argentina la licencia de ciertas marcas de cervezas premium internacionales”, informó la empresa a través de un Hecho Esencial.

La transacción se encuentra sujeta a la aprobación de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC). Una vez obtenida ésta, se producirá el intercambio de la propiedad de las marcas.

Asimismo, con el objeto de realizar una transición ordenada, CCU Argentina producirá para AB Inbev todo o parte del volumen de Budweiser, por hasta 1 año; AB Inbev producirá todo o parte del volumen de Isenbeck, por hasta 1 año; y por último, AB Inbev producirá y distribuirá para CCU Argentina el resto de las marcas por hasta un máximo de 3 años.

LEA TAMBIÉN  Budweiser y Ay Not Dead presentaron una nueva colección de indumentaria Essentials

Esta transacción no incluye ni la planta productiva de Cervecería Argentina S.A. Isenbeck (CASA Isenbeck) ubicada en Zárate, Argentina, ni los contratos con sus empleados y o distribuidores, ni la transferencia a CCU Argentina de pasivo alguno de CASA Isenbeck.

Para CCU, esta operación representa una oportunidad para incrementar el peso de marcas de su propiedad en su portafolio en Argentina, y así mejorar su posición como competidor vigoroso en dicho mercado. Esto se traducirá en un mayor dinamismo del mercado y beneficios para los consumidores con un grupo de marcas propias, que actualmente en su conjunto suman volúmenes equivalentes a la marca Budweiser.