El gerente general de Lúpulos Patagónicos, Klaus Leibrecht, indicó que la venta a productores de cerveza artesanal está permitiendo mejorar la calidad de los cultivos de lúpulo, mediante la introducción de nuevas tecnologías y maquinarias a los procesos de producción.

En diálogo con la agencia Télam, el productor de El Bolsón explicó que “hasta el año pasado, la industria no dejaba que el cultivo progrese, sino que se mantenía. A partir de ahora que empezamos a vender a las artesanales de a poco, hasta este año que se vendió el 100 por ciento a las cervecerías artesanales, eso nos está permitiendo implementar tecnologías y maquinarias”.

Leibrecht señaló que, a partir de la cerveza artesanal, “estamos desarrollando todo un mundo nuevo, porque ellos piden calidad”.

El titular de Lúpulos Patagónicos remarcó también que, en la actualidad, su compañía tiene clientes en todo el país. Hace dos años, además, importó parte de su producción a Inglaterra. “Pudimos entrar a la Comunidad Europea, cumpliendo todas las normas de calidad”.

En enero de 2013, Leibrecht había señalado al diario Río Negro que el sector lupulero se encontraba ahogado por los bajos precios que pagaban las cervecerías industriales, que no permitían cubrir los costos y hacía imposible reinvertir en la producción. De acuerdo con el artículo, en esa fecha quedaban seis productores de lúpulo en la Comarca Andina, con unas 120 hectáreas (desde 300 que existían en 1992) produciendo unas 150 toneladas de lúpulo y aportando unos 15 millones de pesos anuales a la economía regional.

En ese momento, el gerente general de Lúpulos Patagónicos advertía que, si el panorama no cambiaba, los productores de lúpulo podían desaparecer en unos cinco años, bien sea reconvirtiendo sus cultivos a otros más redituables o loteando sus chacras para aprovechar el alto valor inmobiliario de las tierras.

Lúpulos Patagónicos se encuentra en el Circuito Mallín Ahogado, en la localidad de El Bolsón (provincia de Río Negro), a la altura del Paralelo 42. La compañía, que data de la década del ’80, cuenta con 16 hectáreas en producción y dos hectáreas de instalaciones.