Pedro Núñez y Luciano Cagnoli (ambos de 28 años), los socios detrás de Maldita Birra, están montando una fábrica-bar en las cercanías de la costa en la localidad de Guayleguaychú, provincia de Entre Ríos, de acuerdo con un artículo del diario El Día de esa localidad.

Según el reporte periodístico, el emprendimiento actualmente tiene una capacidad de producción de 500 litros por cocción, después de invertir cerca de 400.000 pesos en equipamiento que adquirieron con ahorros y préstamos de amigos y familiares.

Además, Maldita Birra espera comenzar a vender al público en las próximas semanas, y alquiló y refaccionó un viejo hostel en el cual planean inaugurar su local comercial a mediados de este año.

“Queremos que sea un negocio rentable. Al lugar lo alquilamos porque es grande y la idea es armar un bar, un brewhouse, donde conviva la fábrica con los clientes. Queremos hacer producciones abiertas, cocinar con la gente ahí, como se hace en otros lugares”, adelantó Cagnoli.