Probióticos

Se trata de una cerveza ácida o sour beer con agregado de probióticos, desarrollada por investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS, National University of Singapore) y que fue anunciada esta semana.

Esta nueva especialidad de cerveza incorpora la cepa probiótica Lactobacillus paracasei L26, que primero fue aislada de los intestinos humanos y tiene la capacidad de neutralizar toxinas y virus, así como regular el sistema inmunológico, según explicó la Universidad en un comunicado.

La idea de producir una cerveza probiótica fue propuesta por primera vez por Chan Mei Zhi Alcine, una estudiante de cuarto año del Programa de Ciencia y Tecnología de Alimentos en la Facultad de Ciencias de la NUS, que consume diariamente las bebidas probióticas basadas en lácteos.

“Los beneficios para la salud de los probióticos son bien conocidos. Mientras que las bacterias buenas están a menudo presentes en los alimentos que han sido fermentados, actualmente no hay cervezas en el mercado que las contengan. Desarrollar suficientes probióticos vivos en la cerveza es una hazaña difícil, ya que las cervezas contienen ácidos de lúpulo que impiden el crecimiento y la supervivencia de los probióticos. Como creo en lograr una dieta saludable a través de su consumo, esta fue una elección natural para mí cuando escogí un tema para mi proyecto de último año “, dijo Chan, que se graduará con un Bachillerato en Ciencias Aplicadas con Honores Distinción) de NUS en julio de 2017.

LEA TAMBIÉN  En Perú, Heineken adquirió Tres Cruces

Probióticos en la salud

De acuerdo con la NUS, los estudios han demostrado que el consumo de alimentos y bebidas con recuento de probióticos vivos son más eficaces en la entrega de efectos sobre la salud que aquellos con probióticos inactivos. Actualmente, la recomendación de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos es tener un mínimo de 1 billón de probióticos por porción para lograr los máximos beneficios para la salud.

Bajo la supervisión del Profesor Asociado Liu Shao Quan del Programa de Tecnología y Ciencia de Alimentos de la NUS, a Chan le tomó cerca de nueve meses encontrar una receta ideal que consiga la cantidad óptima de probióticos vivos en la cerveza.

Al propagar el probiótico y la levadura en cultivos puros, y modificando los procesos de fermentación y fermentación convencionales, Chan logró aumentar y mantener los recuentos en vivo de la cepa de probiótico. “Para esta cerveza, usamos una bacteria de ácido láctico como microorganismo probiótico. Utilizará los azúcares presentes en el mosto para producir ácido láctico de sabor ácido, resultando en una cerveza con sabores agudos y agrios. El producto final, que toma alrededor de un mes para ser elaborado, tiene un contenido de alcohol de alrededor del 3,5 por ciento “, explicó  Chan. El equipo de investigación de la NUS ha presentado una patente para proteger esta receta para preparar cerveza amarga probiótica.