La cervecería marplatense informó que va a modificar los IBU (International Bitterness Units) de sus cervezas, aunque sin cambiar el sabor o las recetas. Antares explicó en su sitio web que no introducirá cambios en la cerveza, sino que alterarán la forma en que miden esta variable, que indica el amargor.

Según indicó la empresa, “un IBU es 1 ppm (parte por millón, o mg/L) de iso-ácidos alfa. Dependen principalmente (aunque hay más factores) de cuánto lúpulo agregamos, qué porcentaje de ácidos alfa tiene el lúpulo, cuánto tiempo está hirviendo, cuál es el tenor de azúcar del mosto y qué vigor tiene el hervor. Todas éstos parámetros los ponemos en una fórmula que nos dice estimativamente cuántos IBU va a tener la cerveza. Cuando algunos lúpulos hierven menos de 5 minutos es muy difícil estimar su aporte y por lo tanto (aunque todos sabemos que algo de IBU agregan) no se tienen en cuenta”. Por eso, aseguran, los IBU reales son mayores en cervezas que tienen mucha adición de lúpulo sin hervir.

La firma explicó que así lo viene haciendo desde 1998, pero que hace un tiempo “empezamos a medir los IBU reales y encontramos que en las cervezas que no tienen adiciones tardías (Scotch, Honey) los IBU coinciden con los estimados, y en las que tienen mucho (IPA, Session IPA) hay una diferencia enorme”.

El nuevo método de medición de Antares consiste en pasar un haz de luz ultravioleta por una muestra de cerveza, medir el porcentaje de luz absorbida, y luego de algunos cálculos, determinar los IBU reales.

La compañía indicó que cambió su metodología en “la búsqueda por aprender a dominar el arte de lupular mucho y rico, de encontrar las respuestas que nos quitan el sueño, siempre queremos saber más”.