Fernando Caballer Pérez, gerente de la Asociación de Cerveceros de San Luis y dueño de una pequeña cervecería artesanal, dijo al Diario de La República que “San Luis aún no cuenta con una ordenanza que regule la calidad y composición de las cervezas que se venden, ni sobre los procedimientos de higienización de los elementos utilizados para producirla y servirla, como canillas y barriles, entre otros”.

El productor indicó que, en el país, ciudades como La Plata, Santa Fe, Rawson, Mar del Plata y Neuquén, entre otras, ya cuentan con legislaciones que reglamenten la venta, producción, envasado de cerveza artesanal, así como los requisitos para al funcionamiento de los establecimientos que la comercian.

“Las ordenanzas como las de Mar del Plata y Neuquén apuntan a proteger al consumidor de problemas de manipulación del producto. Pero en San Luis no hay una ordenanza ni reglamentación. Parte del criterio de la marca cómo manejarse con los clientes. Está librado a la conciencia de cada productor”, expresó Caballer Pérez.

Por su parte, la concejal de Avanzar y Cambiemos y presidente de la comisión de Salud Pública e Higiene del Legislativo Municipal, Celeste Aparicio, dijo al diario que “hoy el sector de la cerveza artesanal en San Luis está controlado por los criterios y parámetros establecidos por la habilitación comercial”, aunque agregó que “el municipio podría ser más estricto en sus controles”, para lo cual el Concejo Deliberante debería “hacer algo más específico, actualizado y moderno. Es importante hacer una legislación que sea durable en el tiempo y no hacerla simplemente por una moda”.