cerveza en Bolivia

Cervecería Boliviana Nacional (CBN) encargó un estudio a la consultora internacional Euromonitor para conocer el estado de mercado ilegal de cerveza en Bolivia. El informe arrojó como resultado que el contrabando de cerveza en el país subió un 39% en tres años y es un problema de alto impacto para el fisco, la industria nacional y la salud pública.

La investigación incluyó el análisis de información oficial sobre el contrabando de alcohol ilegal, entrevistas a actores relevantes vinculados con esta problemática, visitas a mercados y centros de distribución, y la medición del mercado del contrabando en Bolivia.

En base a la validación de estos resultados, Euromonitor reveló que el contrabando de cerveza pasó de 242.308 hectolitros a 337.283 hectolitros, entre 2016 y 2019.  El mercado ilegal de bebidas alcohólicas en Bolivia representa el 15% del tamaño total del mercado de bebidas en el país. Los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Cochabamba son los distritos más afectados por el contrabando de cerveza.

LEA TAMBIÉN  Peñón del Águila realizó su primera exportación a Chile

Según el análisis, la industria cervecera del país es la más perjudicada por el contrabando, dado que el ingreso de cerveza ilegal representa el 50% del total del mercado ilegal de bebidas alcohólicas, con graves riesgos para la producción y el empleo de mano de obra boliviana.

El relevamiento indica que la cerveza llega principalmente de Brasil y Argentina. Debido al contrabando, el Estado boliviano se pierde cada año de recaudar más de 118 millones de dólares por evasión de impuestos.

El estudio encargado por la compañía del grupo AB InBev, propone además una serie de medidas para reducir el contrabando de cerveza en Bolivia, que van desde reforzar los controles fronterizos hasta una correcta identificación de los productos importados legalmente para evitar falsificaciones. Además, remarcan la necesidad de reformar las leyes que sancionan este tipo de delito, transparentar la información sobre las importaciones y aumentar los controles locales en mercados y ferias.