Luisina Castro, Lova Craft Beer [Foto: Magalí Herrera]

PulsoCervecero.com: ¿Cuál fue tu primer acercamiento a la cerveza artesanal?

Luisina Castro, de Lova Craft Beer: Nuestro primer acercamiento a la cerveza artesanal fue como consumidoras. Vani (NdR: Vanina Pietrowsky), mi esposa, es cervecera desde la cuna. Así que en un cumpleaños le regalé un kit de homebrewing, como hobby. Y la verdad es que nos enamoramos de la cerveza artesanal, del proceso y todo lo que hay detrás, y no pudimos parar. Esto fue hace cuatro o cinco años, pero el último año decidimos profesionalizar todo el equipamiento, estudiar y capacitarnos. Hay mucho para aprender en este mercado, para salir con un producto de calidad.

¿Cómo están comercializando su cerveza actualmente?

En este momento estamos comercializando en envase de vidrio, tenemos tres medidas: 500 ml, 660 ml y 1000 ml. Tenemos comercialización dentro de la provincia de Mendoza, pero hacemos envíos a otras provincias por encomienda.

Los pedidos los tomamos siempre por el sitio web o las redes sociales. Estamos ultimando detalles con algunos distribuidores de Buenos Aires y de Rosario (provincia de Santa Fe) para que también puedan conseguir nuestras cervezas en otras provincias.

Hace un año que estamos vendiendo, pero paradójicamente en plena pandemia, fue que tuvimos el tiempo necesario para abocarnos de lleno a nuestro proyecto e impulsar las ventas.

[Fotos: Magalí Herrera – Lila Marketing Digital]

¿Cómo ven el mercado en Mendoza?

El mercado mendocino es súper amplio. Si bien Mendoza es una provincia vitivinícola, con el correr de los años fueron surgiendo muchas cervecerías artesanales; y hoy por hoy hay bares y restó de todo tipo. También se fue “rompiendo” esa grieta que había entre vinos y cervezas, y se crearon muy buenas combinaciones de ambos, con propuestas interesantes de co-fermentaciones, cervezas de guarda en barrica, etc.

Hay buena camaradería en Mendoza, no sólo entre colegas, sino también con las chicas de Birreras de Cuyo (división de Birreras de Argentina). Mendoza está llena de buenas birras, y creo que un poco sabemos que el sol siempre sale para todos…

¿Qué planes tienen a futuro?

Actualmente estamos en plena mudanza. Por suerte, el lugar que tenemos para la fábrica nos quedó chico. Las ventas subieron un montón y estamos buscando un lugar más amplio.

¿A qué capacidad apuntan?

Con la mudanza y ampliación estimamos entre 2000/3000 litros mensuales.

También la idea es poder armar nuestro propio bar, a futuro, y seguir con el impulso que tiene Lova Craft Beer, para crear un bar para todo público, pero atendido 100 por ciento por mujeres. Es algo que nos gustaría concretar para la primavera del año que viene. Ése es nuestro siguiente paso en este proyecto.