El distribuidor mayorista de cervezas artesanales e importadas, Dux Beer Company, considera que en el canal off premise está el futuro para las microcervecerías argentinas.

“Siempre hicimos la apuesta al canal off premise. El fuerte nuestro siempre fue lo envasado. Yo vi el crecimiento de las cervecerías y las recargas de growlers. En su momento me privé de vender a ese sector por un tema lógico y básico del mercado. Vender a bares y brewpubs es limitar el campo de acción a un target de público que comprende una determinada edad, y que además sale de noche. Y hay otra porción de mercado que compra una cerveza para un asado en la casa y que no van a bares. Si se sabe encarar la venta off premise, el campo de acción es mucho más grande”, explica Hernán Fernández, CEO de Dux Beer Company.

Comienzos

La compañía platense de distribución comenzó en el sector hace unos siete años, con la entrega de la marca Antares. Después incorporó a Otro Mundo, BarbaRoja y otras artesanales, y también las importadas. Desde la empresa remarcan que constantemente están en la búsqueda de nuevas etiquetas y productores para sumar a su catálogo, que hoy abarca a unas 250 cervezas tanto importadas como artesanales argentinas.

En la actualidad, la empresa cuenta con ocho empleados y se encarga de la distribución de unos 3.000 bultos mensuales de cerveza envasada (botellas y latas), que en promedio serían unos 24.000 litros, para unos 180 clientes activos en todo el país.

Dux Beer Company también distribuye cerveza en barriles, retornables y también descartables tanto para clientes off premise (cervetecas, supermercados y otras tiendas) y on premise (bares y brew pubs), que, según Fernández, tienen buena llegada al interior del país.

“Hoy tenemos cobertura nacional, llegamos a todos los puntos del país. Somos la única distribuidora del país con un sistema de procesamiento de pedidos online para todos los encargos. Esta plataforma nos dio un impulso terrible y nos sirvió para facilitar mucho el trabajo. Principalmente porque ahí está el stock al día, es decir que no se puede comprar algo que no está en el depósito. Así, cualquier cliente compra un lunes, el martes se despacha y el miércoles lo recibe en su local. Esto es clave, porque en este rubro, la cerveza que no se consume hoy, no se consume mañana”, indica.

LEA TAMBIÉN  Antares junto a Ovunque cocinaron una Pale Ale libre de gluten

Futuro envasado

Sobre el segmento de envasados, Fernández cree que “los que proyectaron hacer bien las cosas todos se tiraron por hacer botella. El barril es mucho más rentable en lo inmediato, pero la botella perfila la marca a nivel nacional y eso es importantísimo. Creo que las cervecerías grandes, las que crecieron y se mantuvieron, siempre apostaron a la botella sabiendo que no era tan rentable como el barril, pero sabían que estaban haciendo una inversión para su futuro”.

Respecto a la tendencia de enlatado, señaló que en la actualidad “hay incluso empresas que brindan el servicio de enlatado. El productor cervecero tal vez ni siquiera necesite hacer una inversión grande. Hay herramientas para proyectar la marca a futuro”.

Cervecerías más fuertes

En opinión de Fernández, Antares, Peñón del Águila, y The Mula son las microcervecerías que mejor se están proyectando en el país. “Hoy The Mula es la segunda microcervecería con mayor capacidad productiva del país, no la están usando, pero la tienen. Voy a ser injusto, porque no se me vienen a la cabeza ahora, pero me parece que son las más representativas”, expresó.