Durante el año pasado, el consumo de cerveza en Argentina fue de 43,6 litros por habitantes en promedio, de acuerdo con cifras de la consultora de investigación de mercado Abeceb citadas por el diario La Nación.

Con este volumen, la bebida elaborada con malta, levadura, lúpulo y agua se ubica a la cabeza en la preferencia de los argentinos en cuanto a bebidas alcohólicas, por delante del vino.

El consumo per cápita de cerveza mostró un crecimiento frente a 2013, cuando fue de 41,7 litros, pero está por debajo del pico de 45 litros que se observó en 2008, siempre según Abeceb. Pese a todo, sigue mostrando una distancia importante del año 2003, cuando el consumo por habitante rondaba los 35 litros.

En informes recientes, la consultora indicaba que en el mercado de bebidas alcohólicas se produjo un efecto de sustitución, ya que la cerveza le quitó una porción de mercado al vino. Abeceb considera que la cerveza ganó espacio entre los consumidores del vino no varietal, generalmente denominado “vino de mesa”. Este efecto podría estar relacionado con la sofisticación del consumidor de vino y la popularidad de los vinos de varietal.

De acuerdo con estadísticas de Abeceb correspondientes a 2012, en Argentina se consumen alrededor de 1.840 millones de litros de cerveza al año.