En diálogo con PulsoCervecero.com durante una cata virtual con periodistas realizada el pasado jueves 17 de septiembre, Patrizio Bergomi —Craft & Retail Manager de CCU— explicó que en la actualidad, en nuestro país “hay una variedad de estilos enorme de cervezas. En Argentina, desde hace unos años, de la mano de CCU, la competencia y de las cervecerías artesanales, se fue sofisticando el mercado y esto generó espacio para nuevos estilos”.

Sin embargo, Bergomi alertó que desarrollar nuevas variedades para un territorio tan extenso como el argentino no es sencillo. “Un problema que existe es que Argentina es un país súper grande, donde a veces, hacer un estilo nuevo es muy desafiante. Nosotros estudiamos mucho el desarrollo de estilos, y tratamos de ser precursores en algunos de ellos, pero también el problema al tener un estilo es que hay que introducirlo a nivel nacional, y el argentino es muy diverso. Quizá la misma cerveza que le gusta a un santafecino no le gusta a un mendocino o a un cordobés. Unificar el espectro de sabores puede ser complicado para lanzar un producto. Cuando lanzamos IPA nos fue bárbaro y a las dos semanas nos quedamos sin IPA. Fue un éxito pero dejamos de trabajar con scotch, o con trigo, que son cervezas que a mí me encantan”.

“En Imperial, por ejemplo, tuvimos cerveza de trigo y la discontinuamos para ofrecer otro estilo. El trigo es un estilo súper refrescante, es un perfil de sabor muy interesante que va muy bien con zonas cálidas. Me encantaría tener un desarrollo de trigo, pero es una apuesta a veces”, agregó Bergomi.

El gerente de Craft & Retail de CCU agregó que “los cerveceros artesanales están apostando por sabores más extremos que a mí me parecen muy interesantes. Pero a veces esos sabores, cuando hay que llevarlos a nivel país, es difícil mantener ese concepto de producto en toda la línea logística. Entonces es también un intento de buscar productos que lleguen de forma excelente a la mesa del consumidor. Y esto puede ser un desafío en un país tan grande. Se hace un gran esfuerzo de un gran equipo de gente que está constantemente asegurando la calidad de los productos desde que salen de planta hasta que llegan al mercado. Producir cerveza en Salta o Buenos Aires y llegar a Mendoza es un hermoso desafío que día a día hace un gran equipo de gente”.