La cervecería marplatense presentó hoy dos nuevas creaciones, esta vez en colaboración con el reconocido bartender Renato “Tato” Giovannoni. Se trata de Marítima y Bosquísima, dos etiquetas de estilo Saison, silvestre, rústico y al mismo tiempo frutado, la primera con la incorporación de sal marítima como ingrediente destacado, y la segunda con “perfiles resinosos y herbales de coníferas, los bosques frente al Atlántico Sur, agregadas de forma tardía”. Ambas cervezas, imaginadas por Giovannoni y llevadas a la práctica por Pablo Rodríguez y Leo Ferrari de Antares, llevan el nuevo sello de “Cervecería Atlántica”, y el slogan “el Atlántico siempre llama”, en alusión a su inspiración en los bosques de la costa atlántica, más precisamente, los de Cariló y Pinamar.

Estos estilos podrán encontrarse exclusivamente en botella —no se despacharán por canilla en bares ya que no se distribuirán en barril—, en restaurantes seleccionados, locales de Antares, bares y vinotecas. Su precio sugerido parte desde los $80 para llevar (off premise) y desde los $110 para consumo en el local (on premise).

Según sus creadores, “Marítima” se saborea y disfruta como a la brisa atlántica, producto del toque mágico que le da la adición de una pizca de sal marina recolectada artesanalmente. Tiene notas especiadas y frutales por la levadura y el aporte cítrico del trigo. Es una cerveza fresca pero con gran complejidad y equilibrio.

En tanto que “Bosquísima” tiene notas de su malta base y caramelo, sumados a perfiles resinosos y herbales de coníferas de los bosques frente al Atlántico Sur, agregadas de forma tardía. Es una cerveza de leve maltosidad y refrescante como una brisa en medio de los bosques de pinos de Cariló.

Ambas etiquetas, Marítima y Bosquísima, fueron presentadas hoy en un encuentro en el restaurante Tegui, con la presencia de Pablo Rodríguez y Leo Ferrari de Antares, Tato Giovannoni y del dueño del establecimiento, el chef Germán Martitegui.

Entrada en el mundo gourmet

Esta colaboración es la primera de Antares con un socio de fuera del sector cervecero artesanal. Rodríguez y Ferrari remarcaron el atractivo de la propuesta de Giovannoni para encarar una creación conjunta con un profesional ajeno al sector.

Consultado por PulsoCervecero.com, Rodríguez señaló que, pese a estar solamente disponibles en botella, la idea es que ambos estilos, Marítima y Bosquísima, pasen a formar parte de las cervezas permanentes de Antares —es decir, no se trata de una seasonal o edición limitada—.

Marítima y Bosquísima fueron elaboradas en las instalaciones de la fábrica original de Antares, que la cervecería tiene en la calle 12 de octubre al 7749, entre República de Cuba y De los Inmigrantes. Para este primer lanzamiento, se cocinó un lote de 2.000 litros.

Para Antares, la iniciativa representa la oportunidad de llevar la cerveza artesanal y su marca al mundo gourmet, de la mano de un bartender reconocido en el segmento, además de poder incursionar con dos estilos de ingredientes exóticos.


Marítima y Bosquísima – Ficha técnica

Marítima

Aroma: maltoso leve, “brisa atlántica”, producto de la adición de sal marina del Atlántico Sur. Notas especiadas y frutadas de la levadura y aporte cítrico del trigo.

Aspecto: dorado pálido y turbia por tratarse de una cerveza sin filtrar, espuma voluminosa color blanca.

Sabor: maltosa y cítrica por el trigo, la sal resalta y armoniza perfectamente estos sabores. La levadura sigue presente agregando complejidad.

Sensación en boca: cuerpo bajo, seca y muy tomable.

Impresión general: una cerveza fácil de tomar, fresca, pero con gran complejidad y equilibrio de maltas, trigo, levadura y la nota especial de sal que nos acerca al océano.

OG: 1045

IBU: 15

ALC: 4,9%

 

Bosquísima

Aroma: las maltas base y las caramelo se suman a los perfiles resinosos y herbales de coníferas que se han criado frente al Atlántico Sur utilizadas en adiciones tardías.

Aspecto: de color ámbar claro, cristalina, de espuma voluminosa.

Sabor: maltosa con leves caramelos, también sabores terrosos, resinosos y levemente cítricos del pino.

Sensación en boca: cuerpo bajo y muy amigable al paladar.

Impresión general: una cerveza de leve maltosidad, con la profundidad de la levadura saison, que le facilita la tomabilidad. Refrescante como una brisa en medio del bosque de Cariló.

OG: 1047

IBU: 15

ALC: 5,4%