Otivia saladillo

Se realizó a principio de mes la inauguración de las nuevas instalaciones de Cerveza Otivia en Saladillo. Pulso Cervecero conversó con Claudio Ballesta, al frente de la cervecería, quien comentó que ya abrieron su bar de fábrica con elaboración a la vista y arrancaron con las visitas guiadas. “Otivia existe desde el año 2012, nació en Villa Ballester, y no teníamos conocimiento sobre la elaboración de cerveza artesanal, nació como un emprendimiento familiar, pero un emprendimiento productivo, no nació como un hobby” explica Ballesta.

¿Cómo elegiste Saladillo y donde estaban antes?

Estábamos en Villa Ballester y elegimos Saladillo porque era una localidad que habíamos elegido para vivir y nos gustaba la zona para desarrollar un emprendimiento productivo, es una localidad muy linda, la verdad que es una localidad donde se pueden hacer muchas cosas, como muchas localidades del interior del país, muchas ciudades de ese tamaño tienen los beneficios de trabajar mas tranquilo, ni hablar de la seguridad, la logística es más simple, las distancias son mas cortas, los tiempos y costos para el movimiento interno son muchos más cómodos. Además que estando en Saladillo tenemos una distancia muy buena a Capital Federal, para atender clientes o para contactarnos con los proveedores de materia prima.

Otivia inauguró en Diciembre su fábrica en Saladillo
Otivia inauguró en Diciembre su fábrica en Saladillo

¿Cuál es la gran diferencia entre la fábrica actual y la anterior?

La diferencia que hay no es una sino varias, la más notoria a simple vista es el volumen que tiene la fábrica, crecimos mucho en superficie, además de eso está diseñada especialmente para hacer cerveza, son instalaciones preparadas para eso con un layout desarrollado previamente al edificio y todas las cañerías de desagüe, lo que es la alimentación de agua, el retorno de agua y la re-utilización de agua, está todo preparado para elaborar cerveza con el menor impacto ambiental posible.

Además de eso el edificio actual nos permite crecer a equipos mucho más grandes, tanto en equipos de producción como en fermentadores y tiene posibilidades de ampliación para instalar líneas de envasado de botellas y hacer otras cosas.

Originalmente empezamos el proyecto con botellas después nos superó la cantidad y la verdad que no es rentable la botella, pasamos a los barriles y la verdad que siempre tenemos una línea de botellas como alternativas, algunos porrones, latas todavía no, no hicimos. Pero si tenemos pensado hacer.

¿Cuándo se inauguró la fábrica en Saladillo?

La fábrica en Saladillo se inauguró oficialmente los primeros días de diciembre, el 5 que fue el primer sábado de diciembre de 2020 y ya abrimos al público, ya estamos recibiendo gente para que puedan venir, hacer degustación y compartir una cerveza con amigos.

¿Existe algún tipo de facilidad impositiva o similares para instalarse en Saladillo?

No, no existen facilidades impositivas o créditos subsidiados ni nada por el estilo que impulse a radicarse en Saladillo.

¿Cuántos son en Otivia y en donde vienen pinchando sus cervezas?

En Otivia somos cuatro a cinco personas, más ahora que venimos creciendo y estamos empezando a atender al público. Nuestra zona de influencia es Saladillo, Las Flores, 25, alrededor de 150 km a la redonda. Lo que nos frena para ir a Capital hoy son las habilitaciones, tenemos que sacar el RNE y recién ahora con la apertura de la fábrica vamos a empezar a tramitarlo. Pero si, el mercado de Capital es importante para nosotros el freno que tenemos es ese y algo de la logística, que si no lo tenes bien aceitado te puede estropear algunos barriles, por el tiempo y la condición de transporte.

Otivia saladillo

En cuanto al medio ambiente, tienen una política bastante estricta “todos los residuos sólidos y orgánicos los separamos y le damos disposición final a los sólidos y secos que generamos en una planta de clasificación de residuos y lo que es húmedo -mayormente, casi exclusivamente bagazo y levadura- lo llevamos a un centro de rehabilitación de fauna silvestre que hay en Saladillo y al CFR que es un Centro de formación rural, una escuela de nivel secundario. Tenemos convenios con ellos firmados entonces le damos todos los residuos y lo usan para alimentar animales”.

La expectativa con la nueva planta es  llegar a los 10.000 litros mensuales y mantener un buen equilibrio con el cuidado del medio ambiente dado que poseen convenios para el uso del bagazo y triple utilización de agua.