El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), entregaron en San Carlos de Bariloche (provincia de Río Negro), las licencias comerciales de la levadura patagónica Saccharomyces eubayanus a las primeras once cervecerías que forman parte de la Asociación de Cerveceros Artesanales de Bariloche y Zona Andina (ACAB).

Las cervecerías que recibirán las licencias de comercialización son: Berlina, Wesley, Manush, Blest, Bachmann, Duham, Awka, Madiba, Konna, La Cruz y Diuka. El CONICET destacó que “no existen antecedentes a nivel mundial de un desarrollo sinérgico equivalente y sin dudas será un aporte significativo a la economía local”.

Estas licencias representan la concreción de un largo proceso de investigación y desarrollo tecnológico liderado por el IPATEC y da inicio al Proyecto Patagonia Salvaje que pretende generar, a lo largo de dos años, estilos propios patagónicos con esta levadura mediante un trabajo conjunto entre la ciencia y el sector productivo, según indicó el CONICET en un comunicado.

“Se trata de devolver con hechos concretos, como es el caso de esta transferencia, para mejorar el bienestar de la población en su conjunto, incrementar el valor agregado de las exportaciones, en definitiva, contribuir a construir un país moderno, desarrollado, inclusivo en el que todos vivamos mucho mejor”, indicó el presidente del CONICET, Alejandro Ceccatto.

Por su parte, el director del Instituto Andino Patagónico de Tecnologías Biológicas y Geoambientales (IPATEC, CONICET-UNCo), Diego Libkind, agradeció al equipo de trabajo del Laboratorio Microbiología Aplicada, Biotecnología y Bioinformática de Levaduras del IPATEC donde empezó toda esta historia: el arduo camino para que una levadura del bosque (S. eubayanus) que nunca estuvo en la industria pasara a las cervecerías. “No hay antecedentes en la Argentina, fuimos pioneros, fue todo hacer camino al andar. Agradezco particularmente al área de Vinculación Tecnológica y a la Dirección de Relaciones Institucionales del CONICET y la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Río Negro, que sin su autorización esto tampoco hubiera ocurrido”. Y agregó que “en este camino pasamos de ser especialistas en levaduras a desplegar una batería de servicios de control de calidad que transformó a Bariloche como referente en lo que es capacitación de microbiología cervecera. Ahora empieza una nueva etapa, donde los protagonistas no son los científicos sino los cerveceros. Y la verdad siento orgullo de que la exclusividad en a la Argentina la tuvieran los Cerveceros Artesanales de Bariloche”.

Guido Ferrari, presidente de ACAB y propietario de Cervecería Berlina, consideró que el lanzamiento “es un gran avance porque más allá de que existe una comunidad científica importante en Bariloche, con la cual siempre trabajamos en conjunto y nos ayuda a desarrollar nuestro sector, hoy es un hecho tangible, comprobable, hoy se va a poder tomar un producto que antes no existía, esto es realidad, es ciencia aplicada a la producción, y eso me da mucha alegría”.