La marca de sidras de CCU presenta una nueva variante, 1888 Rosé, caracterizada por una efervescencia suave y matices rosados.

Está elaborada con manzanas seleccionadas del Alto Valle de Río Negro, y toma lo mejor de la flor del hibisco (también llamada como rosa china), lo que le aporta su tinte rosáceo y sensación de frescura. Se trata de una bebida sin TACC (trigo, avena, cebada y centeno), por lo cual es apta para celíacos, muy ligera y amigable al paladar, logrando su equilibrio con el aroma de las rosas.

“La sidra es una bebida noble, versátil, natural, y con una gran oportunidad de seguir creciendo en Argentina tal como ocurre en el mundo. Desde 1888, cómo líderes en el mercado de sidras premium, tenemos el fuerte compromiso de seguir desarrollando la categoría acercando nuevas opciones y propuestas de consumo. El lanzamiento de 1888 Rosé viene a irrumpir en el mundo de la sidra, contribuyendo a que los momentos para disfrutarla se amplíen, además de poder alcanzar a nuevos consumidores”, comentó Vanina de Martino, gerente de Marketing de Multicategoría de CCU Argentina.