australia heineken asahi

Luego de que AB InBev se desprendiera de sus activos en Australia vendiendolos a Asahi, el organismo regulador le exigió a esta última también vender algunas de las marcas que adquirió en esa región tras la compra de Carlton & United Breweries (CUB). Como resultado, Heineken -según el comunicado– adquirió de la firma Asahi las marcas de cerveza Stella Artois y Beck, entre otras y la marca de sidras Strongbow, que ya le pertenecía a nivel global.

Ésta compra, de la cual no trascendió el monto, está sujeta también a la aprobación de la entidad regulatoria de Australia la ACCC (Australian Competition and Consumer Commission) pero contaría con el visto bueno dado que la entidad fue la que exigió originalmente a Asahi desprenderse de esos activos luego de comprarlos de AB InBev.

La compra original entre AB InBev y Asahi fue por US$ 11.000 millones (en yenes 1.141,6 billones) y alcanzaba a las cervezas y las sidras de la filial Carlton & United Breweries (CUB) en la región así como su propiedad intelectual y derechos asociados al conjunto que representaba.

LEA TAMBIÉN  Amstel celebró su 150 aniversario ingresando a China

El compromiso asumido por Asahi ante la ACCC también requiere que se asegure que las marcas vendidas reciban el mismo acceso a bares, pubs y clubes, así como a espacios fuera de las instalaciones, que las marcas que quedarán en manos de la firma japonesa hasta junio de 2023.

Por la compra, Heineken sumará cinco marcas a su portfolio en Australia: Stella Artois, Beck y las sidras Strongbow, Little Green y Bonamy. Que se suman a Tiger, Sol, Monteith cerveza y sidra y Orchard Thieves, sidra.

Con la marca Strongbow se da un caso curioso, dado que en 2008 Heineken había adquirido la casa matriz Scottish & Newcastle, dueña internacional de la marca Strongbow, que a su vez se convirtió en la principal marca de sidras para Heineken. Sin embargo, hasta concretar ésta compra con Asahi los derechos de la marca en Australia no le pertenecían.heineken asahi australia