El fabricante de latas de aluminio presentó esta semana su reporte de sustentabilidad para el año 2018. El informe aborda los desafíos sistémicos con respecto a la economía circular, cambio climático, administración del agua y consumo responsable, entre otros aspectos. Uno de los destaques del reporte es que la Ball Corporation se comprometió a a reducir, de cara al 2030, sus emisiones absolutas de alcance 1 y 2 de gases de efecto invernadero (GEI) en un 27%, tomando como referencia el resultado de 2017.

Ball también señaló que, por cada millón de dólares de ganancia adicional, se reducirá el 56% de su intensidad de carbono. En ese sentido, la firma indicó que está dedicando todos sus esfuerzos por minimizar los GEI en toda la cadena de valor, desde minería, refinería, fundición y laminación de fabricación, logística y el reciclado de lata al final de su vida útil en un 25% para dicho período.

“Para alcanzar estos objetivos, seguiremos un triple enfoque: aumentar la eficiencia mediante el ahorro de energía y materiales; expandirnos en el negocio de energías renovables para explorar oportunidades de suplir una gran parte de nuestra carga de electricidad (principalmente en América del Norte); y reducir el carbón utilizado por toda la cadena de valor”, indicó Ball en un comunicado.

Entre otros datos, la empresa informó que para fines de 2017 se reutilizaron y/o reciclaron el 64 por ciento del total de residuos generados y en 39 de sus 88 plantas de producción de latas en todo el mundo el número de desechos fue 0. Además, señaló que se ahorraron 34 millones de kilovatios-hora de electricidad y 4 millones de vatios-hora de gas natural, lo que resulta en 9900 toneladas métricas menos de emisiones de GEI.

Ball Corporation y sus subsidiarias emplean unas 18.300 personas en todo el mundo. Sus ingresos netos en 2017 alcanzaron los 11.000 millones de dólares.