La pirosis o acidez estomacal es una enfermedad que puede transformarse en una molestia permanente y, en algunas ocasiones, provocar trastornos graves. Con la llegada de las fiestas de fin de año, donde solemos relajarnos y comer y tomar de más, suelen producirse episodios que complican los días posteriores.

El doctor Esteban González Ballerga, médico gastroenterólogo del Hospital de Clínicas,  cuenta qué es y cómo se produce la acidez estomacal. “La acidez o pirosis es uno de los síntomas cardinales de la denominada Enfermedad por reflujo gastroesofágico. La génesis de los síntomas es multifactorial, esto significa que no responde a un mecanismo único, sino a múltiples. Básicamente tiene que ver con un retorno del contenido ácido del estómago hacia el esófago. Existen algunas condiciones que predisponen a que esto ocurra, como la obesidad, el embarazo, la presencia de hernia hiatal y la hipersensibilidad”

Durante y después de las fiestas, se incrementa el número de personas que la padecen en esos días. El médico del Hospital de Clínicas nos revela qué podemos hacer para que los síntomas mejoren más rápidamente.

“Durante las fiestas pueden aparecer o empeorar este tipo de síntomas, fundamentalmente por los excesos alimentarios y el uso de bebidas alcohólicas. Lo más adecuado es evitar estos excesos y eventualmente consultar al médico para poder utilizar algún antiácido. Si es algo crónico, el concepto más importante es consultar al médico, que es quien va a determinar en base al cuadro clínico, la necesidad o no de hacer estudios complementarios. El tratamiento, en líneas generales, incluye un abordaje integral en base a la medicación antiácida, el manejo nutricional y el manejo del stress”, aclara González Ballerga.

“En relación a la alimentación- dice el especialista- lo más importante es mantener un peso saludable mediante una alimentación completa, balanceada y con adecuado aporte de fibra a través de verduras, frutas, granos enteros para una correcta salud gastrointestinal. Otras medidas que pueden tener un impacto positivo en los síntomas es no acostarse inmediatamente después de comer, evitar el consumo de bebidas con gas e intentar alejar los líquidos durante las comidas, y evitar ingestas muy abundantes, sobre todo aquellas que tienen alto contenido de grasa”.

El estrés puede ser otra de las causas de la pirosis: ”En cuanto al manejo de estrés, es un punto fundamental en esta época, ya que el estrés, la ansiedad y la depresión juegan un rol en la aparición de este tipo de síntomas. Realizar actividad física ayuda al manejo del estrés y a un estilo de vida saludable”, aconseja

Respecto de los trastornos graves puede traer si no le prestamos atención o nos automedicamos, González Ballerga nos dice: “En un bajo porcentaje de pacientes, el reflujo crónico puede provocar cambios en el tejido del esófago, que puede llevar al desarrollo de complicaciones como la esofagitis erosiva, la estenosis o el esófago de Barrett. Este último, en una pequeña proporción de pacientes puede evolucionar a un cáncer de esófago”.

Dejar un comentario..

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.