PulsoCervecero.com conversó con Ciaran Gaffney, Brand Ambassador de Jameson en Argentina, en el marco del World Whisky Day 2018, que se celebra cada tercer sábado de mayo.

Cómo surgió la idea de crear un whisky basado en barricas de cerveza?

Nuestro maestro mezclador, Billy Leighton, y el dueño de una cervecería artesanal, el Aljibe Franciscano, se juntaron en un bar hace unos años. El dueño de la cervecería artesanal le pidió a Billy unos barriles de Jameson Clásico para añejar su Stout.

Esta stout fue bien chocolatosa, con toques ricos de café. Nosotros devolvimos estos barriles de Stout “Jamesonizada” a la destilería de Jameson, y añejamos nuestro whisky en estos barriles un año más, y Jameson Caskmates fue el resultado, un whisky con toques de café, chocolate y cacao.

Surgió la idea porque el whisky y la cerveza tienen la misma base de ingredientes salvo el lúpulo. Y van muy bien juntos. Son como los llamamos nosotros #DrinkingBuddies.

En cuanto al Jameson Caskmates, cómo llega al país?

Jameson Caskmates se lanzó hace 4 años en la destilería de Jameson, y llegó a Argentina hace 2 años. Es un whisky que se terminó añejando un año en barricas de cerveza negra (Stout). Su presentación es una botella oscura verde, con una etiqueta beige y negro. Este año se cambió la etiqueta y ya se va a ver pronto en el mercado.

¿Entiende que la tendencia de consumir whisky y cerveza combinados se encuentra en alza?

Es muy común en Estados Unidos, Francia y en Irlanda hacer el maridaje de whisky con cerveza. De hecho, ha sido una tradición hace muchos años hacer el maridaje entre whisky y cerveza, más que nada porque tarda mucho la preparación de la cerveza en Irlanda. Siempre se pedía un whisky con una cerveza porque, se solía esperar la preparación de la cerveza, tomando whisky.

Creo que se puede hacer este maridaje en cualquier época del año. La cerveza es bien refrescante, y el whisky es suave y no es invasivo. Lo que pasa es que al tomar una cerveza y después un whisky, el paladar se cambia por la cerveza, y abre mucho más el whisky para que salgan más sabores del mismo que no habían estado tan presentes anteriormente.

¿Tienen pensado generar nuevos vínculos y/o experiencias sensoriales con cervecerías locales?

Hacemos muchas master classes de maridaje de whisky con cerveza en distintas cervecerías, donde el cliente tiene la oportunidad de degustar un maridaje particular de 3 cervezas distintas con nuestros 3 whiskys distintos. Solemos hacer maridajes entre:

Jameson Original y una Rubia
Es una maridaje de resonancia, donde los sabores de dulcon y miel se complementan.

Jameson Caskmates y Stout / Scottish / Roja
Todas son cervezas con cuerpo, que sacan los toques de café y chocolate del Jameson Caskmates, dejándolo persistir más en la boca.

Jameson Blackbarrel y una IPA
Es un whisky dulce con sabores de caramelo y vainilla, y al maridarlo con una cerveza amarga, sale mucho más el dulzón del blackbarrel.