La microcervecería planea continuar abriendo franquicias y seguir atendiendo a bares de terceros, pero tiene un ojo puesto en las góndolas en el mediano plazo. Juan Harispe y Eduardo Page, socios de Hormiga Negra, explicaron a PulsoCervecero.com que la firma está “apuntando a crecer a nivel franquicias, pero sin descuidar el cliente particular de bar que quiere vendernos. Tratamos de trabajar con un precio competitivo para el producto que ofrecemos, en nuestra opinión. Y nos gustaría, de acá a dos o tres años, cuando las instalaciones lo permitan, volcarnos al mercado en botella o lata”.

“Esa sería nuestra proyección de acá a los próximos 5 años. Entonces sería focalizar mucho en las franquicias, tratar de continuar la venta a bares particulares, y en 2 a tres años —o cuatro o cinco—, buscar la góndola. Eso dependerá del contexto del país y del estado del sector”, indicaron.

De acuerdo con Page, “hoy el sector [de cerveza artesanal] está en crecimiento, hay una leve muestra de desaceleración. Nosotros creemos que tendremos por lo menos, a este ritmo tal vez acelerado, dos años más de crecimiento. Después la pelea creo yo que se va a dar en la góndola. Ojalá estemos preparados para entonces”.

El cervecero señala que la financiación es un aspecto delicado para muchos actores en el rubro. “Hoy en día, no contamos con acceso a una buena financiación. Tenemos financiación privada, de los socios, mixta. Pero es un tema complejo. En 2012, cocinábamos en mi casa. En 2014 alquilamos un local. Fue duro, tuvimos dos trabajos, cocinábamos hasta las 2 de la mañana, salíamos a repartir hasta las 3 o 4 AM. No tuvimos la suerte de entrar al sector con plata y poder tener al año una fábrica toda en acero. Pero tiene su valor, le encontrás otro amor”.