La lata ayuda a mantener el frío. Imagen: Ball Corporation.
Imagen: Ball Corporation.

La lata puede ser una gran aliada para mantener las bebidas bien frías. Sus cualidades pueden aprovecharse para tener una cerveza al punto óptimo en todo momento. Ball Corporation, el mayor y único productor de latas de aluminio del país, explica las claves:

  • Los componentes de la lata aseguran una refrigeración óptima y rápida: el aluminio es uno de los metales con mayor capacidad para transmitir el frío, es por eso que la lata enfría la bebida más rápido y la mantiene fresca por más tiempo. De esta forma, es posible refrigerarla un momento antes de su consumo o sacarla de la heladera, trasladarla y mantenerla fresca por un buen rato.
  • El formato de la lata permite enfriar más rápido: su estructura cilíndrica permite que la relación entre el área de contacto y el volumen contenido en ella se enfríe rápidamente y de modo más parejo. La bebida es impactada por el frío que capta el aluminio en todas sus dimensiones.
  • Diseñada estratégicamente para ocupar menos volumen: el peso liviano de la lata y su diseño cilíndrico permiten transportar mayor cantidad de líquido en una sola conservadora. Además, las latas no se rompen, por lo que podés apilarlas sin riesgo de derrame. Si vas a la playa, a un camping o a una reunión, podes aprovechar todos los rincones de la conservadora.

Trucos para enfriar rápidamente una lata

Si colocamos una lata de cerveza a temperatura ambiente en un recipiente con hielo, agua y sal, vamos a obtener una bebida helada en cuestión de minutos. La sal transmite la baja temperatura del hielo hacia el agua, generando rápidamente esa misma bajada de temperatura a la bebida.

También podemos tomar papel de cocina, mojarlo con agua y envolver la lata con el mismo. Después de este proceso, meterla envuelta en el congelador. En no más de cinco minutos obtendrás el resultado deseado.