cerveza sin alcohol

Según un informe de Kantar División Insights preparado para la cervecería de AB InBev, Quilmes, cuatro cada diez argentinos consumieron alguna vez cerveza sin alcohol y coincide con los niveles de predisposición a consumirla. La muestra fue realizada durante el verano en todo el país con base a 1.000 personas mayores de 18 años.

Entre otros datos relevantes del estudio se destaca que la curiosidad es lo que motiva a probar el producto, seguida de situaciones que actúan como barrera al consumo de alcohol. El informe también señala que en torno a la cerveza sin alcohol, existe un imaginario de que el producto es más saludable y se alinea a tendencias y preocupaciones del consumidor contemporáneo, más consciente de la relación entre la alimentación y la salud. Los consumidores de hoy buscan soluciones que complementen la salud personal con la evolución de sus necesidades.

Al consultar a Quilmes acerca de su nuevo lanzamiento y la diferencia con sus versiones anteriores de cerveza “sin alcohol”, Laura De Bona, gerente de marca, comentó a Pulso Cervecero que Liberty lanzada en 1994/95 poseía un 0,5% de alcohol y fue reemplazada en 2011 por Quilmes Lieber -disponible hasta junio de 2011- y su máximo de alcohol era de 0,4%. “La nueva versión es -como se indica en el nombre del producto- de 0,0% de alcohol”.

LEA TAMBIÉN  Quilmes lanzó una campaña por la vuelta del fútbol argentino

“La elaboración de Quilmes 0.0% se logra a través de  un proceso de fermentación en frío controlado, la cerveza obtiene su perfil característico sin la propia generación de alcohol.  Los nombres de los procesos son step change y could contact. La diferencia en el proceso con una Quilmes normal es que a nivel maceración se utiliza una curva de temperatura distinta para generar azúcares que no sean fermentecibles y otra diferencia es la temperatura de ingreso al tanque de fermentación, una cerveza normal ingresa en 10 grados y en el proceso de Quilmes 0.0% la cerveza ingresa a 2 grados, para evitar generar alcohol con la temperatura” explicó De Bona sobre el proceso.

El mismo camino tomaron otras cervecerias, como es el caso de Brewdog quien en Febrero anunció la apertura de su primer bar donde sirve únicamente cervezas sin alcohol o de Nuevo Origen en Argentina que a mediados del año pasado probaba la primera IPA sin alcohol del país.