La moda de los growlers comienza a perder fuerza en Canadá
Growler de Antares. Imagen: PulsoCervecero.com

El uso de los growlers —botellones, generalmente de vidrio y de 1,9 litros de capacidad— como medio para la comercialización de cerveza artesanal comienza a perder fuerza en Canadá, más precisamente en la Columbia Británica (British Columbia), según la periodista especializada de On the Coast, Rebecca Whyman.

De acuerdo con la periodista, tanto las cervecerías como los consumidores están perdiendo el interés en estos icónicos envases. Ya en un artículo de hace casi dos años atrás, Whyman aclaraba que el uso de los growlers dividía las opiniones entre los aficionados canadienses. Aclaraba que su uso —que a rigor de verdad, más que una moda es una costumbre centenaria— no siempre conlleva la mejor forma de consumir una cerveza. “Los growlers son una gran opción si estás bucando una manera económica de proveer cerveza fresca a muchas personas”, indicaba.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la cerveza comienza a perder carbonatación rápido luego de que el growler se destapa. Otro gran problema es que los growlers que no son limpiados adecuadamente pueden derivar en un mayor riesgo de arruinar la cerveza.

Ahora, Whyman apunta que los consumidores pueden descubrir que es incordioso mantener los growlers limpios. A esto se suma que los de vidrio —los hay también de metal— pueden romperse. Y por su tamaño, pueden ser inconveniente para llevarlos todo el tiempo con uno.

LEA TAMBIÉN  Antares junto a Ovunque cocinaron una Pale Ale libre de gluten

“Si la gente no limpia los growlers adecuadamente, la cerveza no tendrá buen sabor. Si esperan mucho para beberla, puede perder gas. Si estos envases se exponen al calor, la cerveza puede echarse a perder. Y lo peor de todo es que los consumidores no informados pueden culpar de estas cosas a la cerveza, en lugar de su mal uso del envase”, explica Whyman.

Con todo, la periodista señala que los growlers no irán a desaparecer, pero sí pueden volverse menos prevalentes, en la medida en que más cervecerías comiencen a enlatar o embotellar sus productos.

Mientras tanto, en Argentina los growlers parecen cada vez más populares, después de más de tres años de que Antares incursionara con este formato al presentarlo en octubre de 2013. Sin embargo, en algunos lugares comienza a debatirse su uso, como en la reciente suspensión a las recargas en Bariloche, donde uno de los cuestionamientos estaba justamente relacionado con los aspectos de higiene.