A poco de cumplir sus primeros 29 años de edad, Blest —la microcervecería más antigua del país en actividad y una de las primeras también de Sudamérica— se encuentra en un proceso de expansión, con la incorporación de nuevo equipamiento con el que esperan producir hasta 80.000 litros mensuales, una vez culminadas las obras.

Leonardo Brizuela, gerente comercial de Blest —y parte del nuevo equipo que desde 2015 acompaña a uno de los fundadores, Julio Migoya— repasó con PulsoCervecero.com parte de la historia de la cervecería y sus planes a futuro.

PulsoCervecero.com: ¿Cuándo, cómo, y dónde surge Blest?

Leonardo Brizuela: Blest surge en la ciudad de San Carlos de Bariloche en el año ‘89, de mano de Julio Migoya junto a Nicolás Silin, quien hace años se encuentra retirado.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo fueron esos primeros años de existencia? ¿Quiénes fueron sus primeros clientes? ¿Qué estilos ofrecían?

Leonardo Brizuela: Los primeros años fueron duros, vendíamos botellas en ferias y en la casa de Julio, donde se acercaban turistas a los cuales había que “convencer” que existía otro producto que no fuera la cerveza industrial. Se ofrecía Pilsen y Bock.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo les surgió la idea de elaborar cerveza artesanal en ese entonces? ¿Dónde o cómo obtuvieron los conocimientos para cocinarla?

Leonardo Brizuela: La idea era montar un emprendimiento que fuera diferente, que permitiera generar ingresos, pero al mismo tiempo un proyecto en el cual tanto Julio como Nicolás pudieran aplicar sus conocimientos (ambos eran ex empleados de Invap). Ahí surge la idea de hacer cerveza, y de la mano de un amigo, Julio logra llegar a un libro escrito en checoslovaco en el cual explicaba el proceso; recordemos que estamos en los ‘80, Internet ni en sueños…

PulsoCervecero.com: ¿Cómo obtenían los insumos para la elaboración?

Leonardo Brizuela: Un conocido de Julio logró enviarle las primeras levaduras desde Estados Unidos, y luego hubo que pelearla para que le vendieran la primera bolsa de malta. En ese entonces sólo se vendía a granel, el mercado para los homebrewers aún no se había formado.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo era el primer equipo de cocción? ¿Quién lo construyó?

Leonardo Brizuela: El primer equipo aún lo tenemos en la planta, fue diseñado por Julio y construido aquí mismo, en Bariloche.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo vivieron el cierre del brewpub del kilómetro 11,6?

Leonardo Brizuela: Fue un dolor, fue nuestra casa durante más de 20 años y nos tocó partir, fue una linda etapa que hoy tratamos de replicar en cada local Blest que se va abriendo. Allí aprendimos mucho, literalmente muchas familias, hijos, nietos crecieron en ese local y Blest también lo hizo.

PulsoCervecero.com: En 2015 se incorporan nuevos socios a Blest, incluyendo un maestro cervecero. ¿A qué obedece ese cambio y qué otras modificaciones se realizaron? ¿Cómo fue este proceso y qué impacto tuvo para Blest?

Leonardo Brizuela: En el 2015 ingresó Franco Lapenna, junto a su padre Danilo, Ignacio Mochnacz (primo y sobrino) y yo, Leonardo Brizuela, amigo de la familia. La ampliación de la sociedad fue con el fin de expandir Blest, para que nuestro producto se pudiera disfrutar no sólo en nuestra ciudad, sino en todo el país. Blest pasó de producir 8.000 litros mensuales allá en el km11 a poder alcanzar una producción de 80.000 litros mensuales cuando las obras se terminen.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo se encuentra Blest en el presente?

Leonardo Brizuela: Estamos en plena expansión productiva, literalmente hoy llegó el silo para las maltas, otro equipo sigue con el montaje del cocimiento, mientras que el “equipo de siempre” sigue firme cocinando con la ollita de 500 litros para que no se corte la cadena de producción.

PulsoCervecero.com: ¿Qué estilos se encuentra produciendo?

Leonardo Brizuela: Pilsen, Bock, Scotch, IPA, Black Ipa, Stout, Honey, Barley Wine, frambuesa y sidra; y en este momento como cerveza de estación APL, American Pale Lager.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo es su distribución hoy? 

Leonardo Brizuela: Hoy la distribución de barriles se maneja directamente desde fábrica, hacia los distintos puntos del país por medio de expresos que tengan refrigeración. En cuanto a las botellas, nos manejamos también por transportes, aunque no necesariamente refrigerados, ya que están pasteurizadas. Y en algunas ciudades importantes contamos con distribuidores locales.

PulsoCervecero.com: ¿Cómo ven la actualidad del boom cervecero?

Leonardo Brizuela: Si bien hay un boom, lo que está ocurriendo no es una “moda”, sino un cambio en los hábitos de consumo. La gente de a poco va aprendiendo que hay más que un sólo tipo de cerveza, que la cerveza según su estilo puede tener aromas, colores y sabores diferentes. Que lo lindo es poder elegir y experimentar. Que, a pesar de que 4 colegas hagamos el mismo estilo van a salir 4 cervezas diferentes, ¡y eso es lo lindo! Entendemos que lo que está soplando son vientos de cambio, cambio para bien; que no sólo es una revolución, sino una evolución de la birra.

PulsoCervecero.com: ¿Qué planes tienen para el futuro?

Leonardo Brizuela: Seguir experimentando con nuevos estilos, buscando mejorar día a día los procesos para poder cuidar el producto y nuestro medio ambiente, e intentar llegar a provincias donde aún no estamos presentes, ya sea con nuestras franquicias, bares multicanillas, o con nuestros porrones.