Hoy, primer jueves de agosto, se celebra el IPA Day (día de la IPA) en todo el mundo. Esta variedad de cerveza es considerada por muchos la reina de la cerveza artesanal, y hay quienes consideran que jugó un papel clave en el crecimiento del sector en Estados Unidos, principal impulsor mundial del movimiento.

 

Si bien el nombre completo de este estilo responde a India Pale Ale, el Beer Judge Certification Program (BJCP) aclara en su guía de estilos (Style Guidelines) que omite a propósito el nombre completo, utilizando en cambio las siglas IPA, debido a que “ninguna de las cervezas” catalogadas en el documento “históricamente fue a la India, y muchas de ellas no son pale”.

Ello da cuenta que, a pesar de las referencias históricas, el camino de la IPA hasta nuestros días ha sido muy rico y complejo, alcanzando sabores y características muy diferentes a los que pudo tener en aquellos remotos orígenes que se remontan al comercio británico con la India en el siglo XVIII, y a la cervecería Bow, que proveía las cervezas a los comerciantes de la East India Company.

Las IPA americanas (American IPA) contemporáneas generalmente utilizan lúpulos americanos como Cascade, Centennial, Citra, Columbus, Chinook, Simcoe, Amarillo, Tomahawk, Warrior, Neomexicanus, y Nugget.

IPA Day

La celebración del IPA Day se remonta a 2011, de acuerdo con CraftBeer.com. Según la publicación, es “un movimiento universal que fue creado para unir las voces de los entusiastas de la cerveza artesanal, bloggers y cerveceros de todo el mundo”. El IPA Day surgió originalmente como una festividad en las redes sociales, pero desde entonces se expandió hacia una fiesta internacional, impulsando eventos y celebraciones relacionadas con la IPA en todo lugar donde se elabora este estilo.

IPA Argenta

Un hecho que quizá no todos conocen es que existe un estilo argentino de IPA, reconocido por el BJCP en su guía de estilos 2015. Se trata de la IPA Argenta, que de acuerdo con la descripción incluida en el documento del BJCP, es “una Pale Ale Argentina decididamente amarga y lupulada, refrescante y moderadamente fuerte. La clave del estilo está en la tomabilidad sin asperezas y con un buen balance.

Esta versión criolla fue desarrollada en el marco de una serie de encuentros de la Asociación Civil Somos Cerveceros en 2013, donde se fueron definiendo sus características distintivas.

Se diferencia de la IPA americana por agregado de trigo a la receta de granos y el uso de lúpulos argentinos que tienen características únicas de sabor y aroma. Se busca que las características cítricas del lúpulo argentino armonicen con el trigo, como sucede en la Witbier. El agregado de bajas cantidades de trigo puede recordar al grist de la Kölsch, donde también hay un frutado producto de la fermentación.

Los lúpulos argentinos como el Cascade, Mapuche y Nugget son los usuales, aunque puede tener Spalt, Victoria y Bullion para agregar complejidad.